Austeridad

Leo esto por Facebook:

El Rey considera que todos nos tenemos que apretar un poco el cinturón ante la difícil situación económica.

Esto lo ha dicho mientras está en Palma, de vacaciones. Cómo alguien que no trabaja realmente puede estar de vacaciones es algo que me supera, pero así son las cosas.

Foto de 20 minutos
¿No parece que están bailando? Debe ser la alegría de las vacaciones.

Me pregunto qué mentalidad servil es necesaria para no indignarse cuando uno lee estas cosas. Es un proceso fascinante.

Porque no hay ninguna duda acerca de por qué una persona puede decir algo así. A estas alturas de la película, en este país, el rey puede hacer lo que le de la gana, que legiones de tarados le reirán el cuento y le seguirán mantenido porque… ¿sí? ¿Por costumbre? ¿Por campechano?

Qué enorme mentalidad de esclavos tenemos, cuando nos parece bien que nos restrieguen esto por la cara.

El Papa que reescribía la historia.

Iba a seguir escribiendo sobre narcisismo, pero un Papa se tropezó conmigo.

Hablamos sobre cómo el narcisismo reescribe la historia y retuerce a los personajes de antaño en busca de preservar una identidad. Hablamos sobre cómo el sesgo de confirmación hace que ignoremos aquellas informaciones que contradicen aquello que queremos creer.

El Papa está de visita en Gran Bretaña, un país que en general pasa de las iglesias (incluyendo la propia anglicana), y cuyos reyes hacía 4 siglos que no recibían a un Papa. De hecho, cuando el anterior Papa visitó el Reino Unido en los 80, no fue recibido por la reina Isabel II. Allí ha dado un discurso. Tras las declaraciones de Walter Kasper diciendo que visitar Heathrow se parecía mucho a visitar un país tercermundista (imagino que porque en ese aeropuerto hay muchos morenos para su gusto), ya era de esperar que el discurso del Papa estaría trufado de joyas. Y no defrauda.

ratzinger
El Papa levitando después de causar un agujero negro de cinismo.

En el 5º párrafo el Papa aludo a como Gran Bretaña, gracias a David Livingstone y William Wilberforce, combatió activamente para detener la trata de esclavos. Omite el Papa que la Iglesia Católica sancionaba como pecado el que un cristiano fuera esclavizado por otro, pero los no cristianos (empezando por los negros) eran otra cosa. La Iglesia no tuvo problemas con la esclavitud de los indios americanos, por ejemplo, que construyeron muchas iglesias. Pero ahí está. Por otro lado, habla de cómo Florence Nightingale (devota creyente) ayudó a avanzar los estándares de salud que hoy son normales en la profesión médica, salvando muchas vidas. Omite cómo las iglesias de todo tipo obstaculizaron y obstaculizan hoy día el que una mujer haga algo más que parir críos y cuidar de la casa. Recordemos que a día de hoy, las católicas son creyentes de segunda, que no pueden ser ordenadas como sacerdote.

O sea, que en estos ejemplos, hablamos de grandes personas que lograron sus metas oponiéndose a la Iglesia. Bien.

Lo descacharrante, lo que es una fuente de cinismo sin palabras, una tarta de 8 pisos de falsedad, maldad pura y completa ignorancia como guinda, es el siguiente párrafo, donde el Papa hace buena la ley de Godwin y saca a los nazis. Ratzinger. Nazis. No voy a entrar en cómo la militancia de Ratzinger en las Juventudes Hitlerianas hace estos argumentos sospechosos porque, siendo honestos, es perfectamente posible que su ingreso fuera forzoso. Así que no creo que deba ser un argumento. No importa, el Papa proporciona suficientes en su discurso.

El Papa sale con perlas como que la tiranía nazi quería erradicar a Dios de la sociedad y que los Aliados se enfrentaron a ellos. Y que hay que reflexionar sobre las lecciones que nos da el extremismo ateo del siglo XX y claro, que cuando nos olvidamos de Dios en la sociedad, tenemos guerras mundiales. Supongo que después de decir esto, se fumó un Partagás.

Lo que el Papa dice es una mentira detrás de otra. En primer lugar, la doctrina nazi no se basa en el ateísmo. Hitler era, por su propia descripción, católico romano. Como eran cristianos de una rama u otra la mayoría de los hombres que llevaron a cabo el exterminio de Holocausto. Con el apoyo de buena parte de la jerarquía de la Iglesia, y la falta de condena de Pío XII. Holocausto en el que los judíos se llevaron la peor parte gracias al antisemitismo europeo, impulsado por la madre iglesia a lo largo de siglos de pogromos, persecuciones, y demás. Siglos de propaganda anti-judía creada… por la Iglesia.

Ciertamente hubo sacerdotes que acabaron en los campos de exterminio. No por su condición de creyentes (las iglesias no se cerraron ni se prohibió el culto en la Alemania nazi) sino por ser enemigos del régimen. Los jerarcas de la Iglesia no lo pasaron tan mal, porque la mayoría conservaron la política habitual de la Iglesia de apoyo al régimen que sea.

El resto del discurso del Papa es poco relevante, en el sentido de que no tergiversa mucho nada más y dice las obviedades que cabría esperar.

Pero fijaros en ello. La Iglesia Católica coge 2000 años de historia y simplemente los barre bajo la alfombra y pretende que no pasa nada. Y para 1166 millones de personas, según el Anuario Pontificio de 2010 (cifra que es igualmente falsa, porque muchos de sus miembros son, funcionalmente, ateos), eso es suficiente.

Eso sí, el Papa dice que la Iglesia no fue lo bastante veloz y diligente en perseguir y castigar a los pederastas. Observad cómo lo formula: “la Iglesia.” ¿Sabéis cómo se llama eso? Dilución de responsabilidad. Cuando uno dice “se han cometido errores” no se está responsabilizando de los errores. Es una maniobra, una mentira. Lo correcto sería que el Papa asumiera la responsabilidad de manera personal.

Espero que al menos le retiren al obispo pederasta de Brujas su pensión de 2800 € mensuales, ganada con el dolor de muchos niños violados. 2800 pavos mensuales por violar niños. Desde luego, para aquellos inclinados por los menores, la llamada de Dios debe ser la hostia.

Y una de arena

Como contrapunto a la entrada anterior:

La ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas.

Luis Buñuel. Gran cineasta. Perfecto ignorante.

Imperator, I lost my dog, help!

Imperator, I lost my dog, help!

Asunto de un mensaje spam