Del oscurantismo que pretende ser progreso.

Del oscurantismo que pretende ser progreso.

No puedo alucinar más. Estas cosas no se le hacen a uno a las 6 de la mañana, cuando estás todavía medio dormido.

Resulta que en Argentina se ha puesto a debate una reforma de la Ley de Salud Mental. Y en su artículo 5 enfatiza la necesidad de usar terapias y tratamientos basados en la evidencia.

Por supuesto, los psicoanalistas se oponen. Su argumento es que usar tratamientos basados en la evidencia haría retroceder la psicología 50 años. Es difícil de creer el morro que tiene esta gente, dado que fue el legendario conductista Hans Eysenck el que ya dijo en los 60 que el psicoanálisis había retrasado 50 años el avance de la psicología, y tenía razón. Otros 50 años después, aún no han hecho una sola contribución, y tienen la desvergüenza de decir que se les tiene que seguir dando un púlpito desde el que excretar sus chorradas.

Esto es como si una asociación de homeópatas, una de practicantes de reiki y una de floristas de Bach se unieran para decir que usar medicinas adecuadamente validadas y procedimientos quirúrgicos probados hará empeorar la salud de la población. Es pretender abandonar los hospitales y volver a las cavernas. Es una gloriosa celebración de la ignorancia, es una fiesta del daño  cerebral autoinflingido. Es autoconvencerse de que es mejor saber menos que saber más. Es como matar por la paz, como hacer orgías en defensa de la virginidad. No tiene sentido.

En el artículo que os dejo abajo podréis leer la respuesta de un compañero conductista, que incluye el disparate de manifiesto para que podáis comparar. La expresión “ser más ridículo que un psicoanalista argentino” ha tomado una nueva dimensión, os lo juro. Es imperativo impedir que esa gente y otros como ellos siga estafando a personas con terapias sin eficacia y modelos teóricos sin valor. Los psicólogos tenemos que defender nuestra profesión de estos mamarrachos, igual que los médicos deberían defender su práctica de las “medicinas alternativas” (la medicina alternativa que funciona es medicina a secas, y no alternativa), o los farmacéuticos deberían defenderse de la homeopatía. Hay vidas en juego.

ENLACES

  1. Respuesta de un compañero psicólogo al manifiesto de asociaciones psicoanalíticas, publicado en Psyciencia.