De la astrología psicológica

De la astrología psicológica

Vía mi estupenda compañera Alba Sotelino me encuentro con esto que os pongo justo aquí debajo, porque Alba sabe qué es lo que me tiene que enviar para ponerme los cojones como cabezas de enano. Luego, para redondear, me ha pasado un directo de Instagram de un canal de psicología donde el payo en cuestión le estaba diciendo a una chica que si los eneatipos y que si ella debía ser un 4 como Frida Kahlo, o un 7 que es lo que se le canta al ojete. La psicología es una ciencia hermosa, pero la profesión da mucha vergüenza a menudo. Bueno, esta es la mierda que me ha pasado Alba, porque por lo visto es de las que cree que el veneno se debe compartir.

Aquí lo tenéis, amigas, astrología psicológica. Alba me subrayó amablemente las cosas más importantes, incluyendo que esta puta mierda viene avalada por una universidad, concretamente el Master de Desarrollo y Liderazgo de la UB, que imagino que incluirá también asignaturas como Defensa Contra Las Artes Oscuras, Dragonología I y II, y Pociones. Bravo, Universitat de Barcelona, bravo.

Por lo visto, si eres psicólogo no necesitas aprender a hacer análisis funcionales de la conducta o formarte en terapias pudiendo hacer cartas astrales. Para qué vas a hacer análisis de puestos de trabajo o estudios de mercado si puedes saber simplemente en qué fecha iniciar un proyecto. Y así con todo. Fijaos, los tipos estos te sustituyen a un psicólogo como a un economista, un experto en marketing o uno en logística.

¿Y pensáis que el Colegio Oficial de Psicología va a denunciar o desautorizar a esta gente? Pues va a depender de una sola cosa, y no es la validez científica de esa astrología psicológica, sino si de la ejercen psicólogos o no. Porque hasta ahora la política del COP es que la pseudociencia está mal si la ejerce alguien que no sea del gremio, porque eso es intrusismo, pero si la hace un colegiado entonces está fetén. Así que con que uno de estos esté colegiado, ya pueden hacer lo que les salga del papo porque eh, compañerismo. Y todavía tenemos que soportar las acusaciones de malos compañeros que nos lanzan aquellos que se pegaron unos pocos años estudiando un grado para luego acabar haciendo horóscopos o echando el tarot.

A menudo pienso que Ricardo de Pascual y otros compañeros tienen razón, y que lo que tendríamos que hacer es crear el grado y la profesión de Científico de la Conducta, o Analista del Comportamiento o algo así, y mandar a cagar a la Psicología, abandonar el barco y dejar que la gente pueda asumir sin problemas que un psicólogo es un mamarracho que te lee el aura, o te echa las cartas, o te interpreta los sueños, o te hace tener regresiones a vidas pasadas, o cualquiera de las muchísimas imbecilidades que compañeros de profesión deciden que es la manera de ejercer, sin el menor rigor ni el menor respeto por las personas a las que atienden y a las que cobran.

Pero luego me acuerdo de esa frase que escuché por primera vez en una canción de U2 (Love is blindness), que se hizo famosa recientemente gracias a la serie El Cuento de la Criada, y que en realidad era el lema del general “Vinegar” Stillwell en la Segunda Guerra Mundial. Nolite bastardes carborundorum. No dejes que los bastardos te machaquen.

Del acento andaluz

Del acento andaluz

Resulta que ha comenzado una polémica en las redes (fijaos, qué sorpresa) porque un mermao ha dicho una tontería (otra sorpresa) criticando el acento andaluz de la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno (sin precedente). La lista de sorpresas es, por tanto:

Un mermao ha dicho una cosa mermada. La cosa mermada era una crítica al acento andaluz, en la línea de que hablar con acento es hablar mal, que es algo que pasa cada tanto. Un tuitero ha preguntado a Pérez – Reverte si es racismo lingüístico el que cada vez que escucha el acento de la ministra le da un tic en el ojo. Como suele pasar con las preguntas del tipo “¿Soy racista / machista / xenófobo / facha si <INSERTE CONDUCTA DISCRIMINATORIA AQUÍ>” la respuesta de Pérez – Reverte fue que claro que sí, y que una cosa es el acento andaluz y otra cosa es hablar mal. Se ha liado un follón muy grande en Twitter y otras redes, que es algo que no había pasado nunca antes, y han empezado a aparecer vídeos de gente que conozco usando el hashtag #yohabloandaluz y hablando con su acento andaluz y explicando cosas que no requieren justificación alguna, como que son andaluces y doctores en ciencia, investigadores, y en general, gente culta, inteligente y estupenda. Que es como me he enterado de esta historia.

No critico el que amigos estupendos hagan estos vídeos reivindicando nuestras expresiones y acento, porque la verdad, considero que no hay nada que defender. El acento es un mero componente de la conducta verbal, que no tiene nada que ver con la corrección de lo que se dice, ni con la inteligencia del hablante, ni nada de eso. Esto lo sabe cualquiera con dos dedos de frente, y la conducta de criticar el acento señala más al que critica que al criticado, porque yo no soy más listo ni más tonto por tener acento de Graná, pero si tú consideras que valgo menos por mi acento estás evidenciando que eres un gilipollas nivel industrial.

En algunos de estos vídeos se llegaba incluso a justificar el no tener un acento más cerrado por llevar tiempo viviendo en otros sitios, o por el origen de los padres de uno, o mil razones más, que considero que es un error porque es entrar a hacer el juego de los que critican, ya que insisto, no hay nada que justificar. Tú tienes el acento que tienes como consecuencia de tu historia de aprendizaje, y ya está. Si a alguien esto le parece mal, puede atragantarse comiéndose siete camiones de pollas.

Como yo entiendo que no tengo que justificar mi acento en absoluto, pensé que podía aportar algo más subiendo una breve explicación desde análisis funcional de la conducta de criticar acentos, y la ventaja de tener un acento como estímulo discriminativo de la conducta de ser gilipollas, porque en realidad lo que yo digo sobre el acento andaluz es aplicable a cualquier acento. A fin de cuentas, igual que hay gilipollas que critican el acento andaluz, pasa lo mismo con el vasco, el galego, el catalán, el extremeño y cualquier otro. En todas partes cuecen las mismas habas.

Este vídeo es más largo que el que subí a Twitter que es más largo que el que subí a Instagram, porque ambas plataformas tienen restricciones de duración y tuve que cortar. Este es el vídeo original, que dura tres minutos, en mi canal de Youtube.

BOLA EXTRA

Os dejo este estupendo artículo de María Xesús Froxán, que es una psicóloga a la que admiro muchísimo. Con el título Psicología y coronavirus, explica qué podemos aportar los psicólogos en esta situación, qué ideas comunes son contraproducentes, y cómo tomar todo esto. Dejo una cita del final.

En definitiva, la ciencia psicológica podría contribuir al éxito en la resolución de los problemas originados por la pandemia con tres tipos de acciones:

1.- En primer lugar, y fundamental, frenando la patologización de las consecuencias del confinamiento que se está practicando, tanto desde los medios de comunicación, como desde las instituciones oficiales.

2.- En segundo lugar, proporcionando a las instituciones responsables directrices para la difusión de (a) estrategias de adaptación sanas a dicho confinamiento y (b) preventivas de posibles trastornos psicopatológicos.

3.- Y, en tercer lugar, proponiendo estrategias para el mantenimiento del cambio en las conductas individuales que favorezcan la salud e impidan la propagación del virus una vez que comience la desescalada.

María Xexús Froxán, en el blog de Roberto Colom.

ESTATUS

Jugando: El Deus Ex: Human Revolution (Director’s Cut) empieza muy bien, con una historia y una ambientación muy interesantes. También es que el cyberpunk me gusta más que a un tonto un lápiz rojo.

Viendo: En la línea de amor cyberpunk, Carbono Modificado sigue adelante, y soy fan absoluto de Poe, la IA que controla el hotel. El protagonista me da un poco más igual, y el resto del reparto cumple su papel arquetípico, pero bien.

Escuchando: Corrijo trabajos escuchando el Cage the Elephant, de la banda del mismo nombre. El mejor tema, que es por lo que les conocí, Ain’t no rest for the wicked, que es la historia de mi vida.

Escribiendo: Empecé a escribir un esquema de libro. Luego lloré y lloré y lloré. Es broma, los estoicos no lloramos 😀

Leyendo: A ritmo glacial, How to take smart notes que se mete en la psicología del aprendizaje y por qué los profesores lo hacemos mal al preparar materiales súper bien estructurados, y que me da la razón y me gusta. Probando poco a poco la metodología en esta página web que he descubierto, y sobre la que escribiré un día (jajajajaja). También leo rol, y las 439 páginas de Más allá de las Montañas de la Locura me miran con tristeza y acusándome.

De la manera española de hacer las cosas

La prensa española sobre la Diada catalana se puede resumir en:

“Os insultaremos hasta que queráis quedaros con nosotros.”

Muy bien, España. Muy bien.

En el fondo, esto no es nuevo. Es como se hace la política desde hace siglos aquí.

Hablando con mi amiga Marisa, se me ocurre que, en el fondo, el tema de Cataluña es similar a lo que pasaba en Flandes siglos ha. Es la manera española, o castellana, o lo que sea, de hacer las cosas, donde el compromiso, el acuerdo y la negociación son de poco hombres, de afrancesados, y no se hace. Tiene que ser todo por mis cojones, hasta el fracaso y la ruina que siempre, siempre, es lo que acaba pasando.

Tienes un Imperio sin precedentes, que empequeñece al romano, donde la mitad son protestantes y la mitad no. Los protestantes tienen pasta, recursos, son gente a la que merece tener dentro, y además ya tienes unas posesiones de ultramar que dan plata a espuertas de las que has de ocuparte.

¿Qué haces? ¿Negocias, seduces, incentivas que se pongan en tu lado?

Escuchas a los tipos de las sotanas, y tiras y malbaratas el oro de las Indias, que tienes más pasta que Dios, para enviar tercio tras tercio allí en una guerra que no puedes ganar sin convencer y asimilar como hicieron los romanos, para enseñarles que van a ser católicos sí o sí. Mientras, tus rivales te hacen la cama, te meten cuchara en ultramar, y te van levantando el negocio poco a poco porque, simplemente, no puedes estar partiéndote la cara con la gente en Flandes todo el día y además mantener América. Añade a eso la corrupción endémica, sistémica y negra que forma parte del carácter español, con cosas como una sola familia sevillana controlando todo el paso del oro de Indias, prebendas para los curas y sabe uno qué más.

Esto es igual. Cataluña es un gran sitio. En Cataluña tienes un puerto que se cargaría el de Amberes si le pusieras un acceso en condiciones. Tienes una pila de empresas que podrían dar dinero y prestigio a punta pala. Podrías negociar, alcanzar compromisos y aprovechar la inercia inherente a la gente del lugar para alcanzar 4 compromisos razonables que les tengan contentos y te dejen en paz: venga, que los catalanes han estado votando a CiU, que es el partido de NO HACER NADA NUNCA 30 años, y sabiendo que Pujol y el 3% están ahí desde hace 40 años, que no son gente de ponerse salvaje.

Pues no. Hay que sacar el toro de Osborne porque el político español no ha aprendido las lecciones de la historia (que como buen español desconoce), no ha aprendido nada de lo ocurrido desde las primeras cagadas de Isabel y Fernando expulsando a moriscos y judíos. El político español cree de verdad que aunque insulte a los catalanes cada día hay muchos catalanes que quieren ser españoles porque… ¿qué? ¿Qué incentivo hay para quedarse aquí? ¿Cuál es la ventaja? ¿Jugar en una liga de fútbol?

El único incentivo que un político español entiende es el que va en un sobre, o en un enchufe. Ahora es fácil ver cómo las reacciones a la Diada son las que son, cuando en Canadá puedes hacer 10 referéndums sobre si Quebec se va o no (y nunca se va) o el Reino Unido puede permitirse dejar a los escoceses decidirse. Y por eso aquí tienes a la caverna gritando y berreando mientras en UK el Primer Ministro hace un discurso, simplemente tratando de mostrar a Escocia las ventajas que tiene quedarse, y no tratándoles como a subnormales.

(Por cierto, cuando los fachas hablan de burguesía catalana, ¿se olvidan de que burguesía hay en Madrid tanta o más? ¿Y en Andalucía? ¿Y el País vasco? ¿Burguesía como Emilio Botín que se llevó el dinero de Cantabria y desmanteló parte de la industria de ahí? ¿De ese modelo?)

Los argumentos adicionales son aún peores. Tienes las acusaciones de la corrupción, que no dejan de ser salvajes dado que vienen de partidos donde está imputada hasta la señora de la limpieza. O sea, el razonamiento es que, como en Cataluña hay corrupción igual que en España, los catalanes no pueden preferir irse “porque les van a robar.” ¡Pero ya si les roban como a todos los españoles!

Tienes los argumentos históricos, que son risibles en ambos lados (porque lo que se ha montado en el mercado del Borne también da risica, la verdad). Es estúpido decir que Cataluña no se puede ir porque es que “no es una nación de verdad” como es ridículo decir que Cataluña se puede ir porque existía una corona catalana allá por el siglo XII. Tengo un notición: a nadie le importa.

Por ese argumento, espero que nadie les diga a los italianos que pueden volver a reclamar su provincia de Hispania en el nombre del Imperio Romano, que pasaron aquí bastante más de 500 años mierdosos. O el Califato de Damasco, aunque creo que a la caverna ya le daría la piorrea de pensar que el Islam esgrimiera los mismos argumentos que ellos. O mejor aún, que nos reclamen los franceses que son los más recientes. ¿Sí, sí, nos pueden gobernar en nombre de Bonaparte?

Esto es falaz, por ambos lados, porque no hacen falta argumentos históricos de ninguna clase: la única razón que la mayoría de una población necesita para independizarse es que se quieren ir, sin apelar a derechos de conquista, fueros históricos de hace siglos, antigüedad en el puesto de trabajo o clasificación en la liga de fútbol. Todo eso es irrelevante.

No tenemos ni idea de lo que es una democracia, ni de persuadir y alcanzar compromisos, y por eso nadie fabrica independentistas a más velocidad que el gobierno central, que el cuñao que hace el enésimo chiste de catalanes, que el enésimo artículo de opinión fachuno en línea con que “es que Barcelona habría que bombardearla otra vez” y todas las habituales maniobras cerriles de siempre. Artur Mas no mueve una pizca de opinión, ni ERC, ni nadie: tratan de cabalgar un movimiento que cobra fuerza con cada insulto, con cada amenaza, con cada desdén y con cada negativa.

No sé si Cataluña se independizará o no. Pero si queréis que los catalanes quieran quedarse aquí, vais de culo. Os lo dice uno que es andaluz, ha vivido en Madrid y sólo lleva 6 años en Barcelona. Vais de culo.