Mira, me han acosado en un aeropuerto

Sólo que esta vez, el tipo lo andaba buscando. Tenemos un nuevo héroe en la Era del Narcisismo. Conozcamos a John Tyner.

La historia: un tío no quiere pasar por los escáners corporales de los aeropuertos yanquis, así que mira en la web del de San Diego para asegurarse de que ahí no los han instalado, llega allí y – sorpresa – los tienen. ¿Es que estos tíos no actualizan su Facebook? Le dicen que o bien pasa por el escáner y deja que le hagan sus fotos eróticas, o debe someterse a un cacheo de sus partes (por si esconde armas en su pene), él se niega y decide marcharse sin coger el vuelo, y (esto es lo mejor) los seguratas amenazan con multarle o mandarle a la cárcel por salir de la terminal sin haberse desnudado.

La otra parte de la historia: el tipo suena como si estuviera más a la derecha del Tea Party, y tiene una cámara grabando todo en secreto (la del móvil). A mi me suena a que hizo todo esto para provocar a la TSA (la agencia de seguridad del aeropuerto) y conseguir publicidad. Y sorpresa, es un héroe de Internet, con camisetas con su frase “Don’t touch my junk”, un rap dedicado a ello y todas las zarandajas y estupideces habituales de la Red.

Bien, una vez que hayáis escogido un bando y hayáis empezado a chillar (probablemente contra los seguratas), tomad un momento para mirar el cuadro: un ciudadano furioso, provocando a un gobierno opresor, y ambos lados apoyados por idiotas autoindulgentes a los que no les importa el cuadro, en general. Ugh.

Hace tiempo leí sobre una situación similar: un tipo que, al volver de China a los EE.UU. se negó a decir por qué había ido a China y fue detenido por los federales para luego bloguear sobre ello. El tipo pretendía estar luchando contra el Sistema, bravamente, como los fans de System of a Down gritan contra las corporaciones malvadas… que son las que tienen a la banda en nómina. Como el idiota es un narcisista, se enfrenta a los agentes y les grita, a sabiendas de que así no logra minar el poder del sistema. Él dice que es una rebelión, porque no entiende y confunde poder con ley. Los federales tuvieron un poder completo sobre él todo el rato. De hecho, cuando te rebelas y te niegas a pasar esas pruebas no estás causando una alteración en el proceso. Esos actos son el proceso. Están preparados para ello. Y él no les causó ninguna molestia. A ellos les da igual tenerte 12 horas, ellos saldrán del curro a la misma hora. Sí, quizá les dio el coñazo una hora o dos. Vale. Ellos seguirán llegando a su casa a la misma hora, para cabrearse con sus hijos.

Es difícil explicar lo lejos que está este tipo con su vídeo viral de causar la más mínima mella en el monopolio del poder que tiene la TSA y sus homólogos en el mundo. Él ha ayudado a solidificar ese poder, de hecho. Él (y muchos idiotas y narcisistas) cree que es desobediencia civil, pero no lo es, sus acciones no afectan el funcionamiento de los Poderes. Lo que no entiende es que, en nuestra sociedad, la TSA no le ha humillado o agredido, fueron unos tipos llevando uniformes de la TSA.

Hace tiempo se suponía que tú renunciabas a tu identidad para asumir una mayor, representada por el uniforme. A cambio, lo que tú hacías se asumía que era culpa del uniforme, no necesariamente tuya sólo. Tus superiores asumían las consecuencias. Joder, generalmente dimitían por principio si no habían detectado una mala acción por tu parte.

Pero eso no ocurre en el Mundo Narcisista del Siglo 21. La identidad personal importa más que nada, incluso el dinero, y desde luego más que el honor. El uniforme es simplemente algo que añades a tu hoja de personaje. “¿Qué, crees que dejaré que mi trabajo me defina? ¡Sólo mi iPhone, la música que escucho y la TV pueden hacer eso!”

Bueno, si vas a jugar a eso el gobierno también, de modo que cuando pasa algo malo la culpa es de unas pocas personas corruptas o incapaces, unas pocas manzanas malas, pero por lo demás, el sistema está bien. Por eso los uniformes tienen chapas con el nombre: para que podamos identificar al chivo expiatorio.

Así que tanto si los tipos de la TSA lo hicieron todo según las reglas, o siguiendo órdenes, como si lo hicieron bajo la influencia de las drogas o por pura maldad, no importa. Será un problema puntual que no tiene nada que ver con el resto del “buen trabajo” que la TSA hace cada día. Joder, dicen algunos, habría que darles aún más autoridad con la mierda que tienen que aguantar cada día. ¿No podríamos empezar a exigir un chequeo completo de cavidades en cada vuelo? No porque los terroristas sean inteligentes – ¿nadie ha pensado en bombas en los implantes de pecho? – sino porque la gente es un coñazo.

Bono extra: unas leyes más rígidas siempre lleva a una economía sumergida basada en sobornos. ¡Gracias por la idea, Rusia! Ese dinero siempre viene bien.