Del día de la Mujer

Del día de la Mujer

La mujer de la foto que encabeza el post es Alexandra Kollontai. Hace hoy 102 años del Día Internacional de la Mujer en el que estalló la Revolución Rusa. Las obreras textiles de Sant Petersburgo fueron a la huelga ese día y se dirigieron al Palacio de Invierno a pedir el final de la guerra y la abdicación del zar, haciendo lo que los partidos revolucionarios clandestinos no se habían atrevido a hacer. Gracias a Alexandra Kollontai, hoy es día festivo oficial en Rusia. Si no conocéis a la revolucionaria que consiguió el voto femenino, divorcio y aborto legal en la URSS, mal (texto de Alex García).

Hace ya algún tiempo, escribí una entrada de blog [1] donde hablaba sobre el Día de la Mujer, y lo que pensaba acerca de la necesidad de un día dedicado al hombre. Sorprendentemente, no lo considero necesario.

Ahora han pasado un par de años, y en vez de una hija tengo dos, y ha llovido mucho, y hay cosas que me gustaría elaborar.

Cuando yo nací, en los 70, mi madre no podía tener una cuenta bancaria a su nombre sin permiso de su tutor masculino (marido, padre, hermano), casarse sin permiso si era menor de 23, y lo normal era que una mujer que trabajara fuera despedida / lo dejara al quedarse embarazada, para cuidar de sus críos. Los homosexuales podían ser detenidos por la Ley de Vagos y Maleantes. Cosas así.

Hemos avanzado mucho. Es razonable decir que, a efectos jurídicos y legales, el avance ha sido gigantesco, casi total. Decir que somos iguales ante la ley es razonable. Y me alegra, y es bueno.

Pero como cualquier psicólogo te puede decir, el contexto es complejo. El contexto de nuestra sociedad abarca mucho más que la ley. Que la ley se de es un avance, y es un avance esencial. Pero del mismo modo que el hecho de que el asesinato esté penado no impide que se cometan, el que las leyes sean indiscutiblemente mucho más igualitarias no implica que la igualdad se haya alcanzado. El contexto social se cambia con más dificultad y lentitud que las leyes.

En los años (más de 15) que he trabajado en RRHH he perdido la cuenta de las veces en las que en una entrevista se ha preguntado a una mujer si planea ser madre, mientras que nunca se ha preguntado a un hombre lo mismo. He estado en reuniones donde se planteaba no renovar a una trabajadora perfectamente válida porque “está en una edad en la que se casa, tiene hijos, y ya la hemos hecho indefinida y se nos va de baja.” Esas mismas argumentaciones se usaban para preferir un candidato varón. No una, muchas veces, en muchas empresas. He presenciado cómo se ofertaban diferentes salarios por el mismo puesto a candidatos en función de su género. No una, muchas veces. Siempre lo he peleado, a veces lo he conseguido derrotar, otras no. No entro en las ocasiones en las que he presenciado cuestionamientos e interrupciones que no se darían de haber sido un hombre el empleado, consideraciones de que una mujer no puede hacer determinadas tareas (especialmente en entornos industriales y de construcción), porque no puedo contarlas. He de decir que, en esto, también se avanza.

Y sin embargo, todas las mujeres con las que he hablado (que son la totalidad de las que conozco de un modo más que casual) han manifestado episodios donde han sido agredidas, violentadas, han pasado miedo y han llegado a temer por sus vidas. Donde les han dicho cosas que no deberían haberles dicho, las han tocado, las han acorralado, las han seguido. Cosas que a nosotros no nos pasarán nunca. Ni tendremos que pensar en ellas. Y que cuando nos pasan, como el caso de Terry Crews [2], mueven a burla por ser poco hombre, antes que a otra cosa.

Y sin embargo, a mi hija de 6 años ya le han dejado claro, en alguna ocasión, que las niñas no hacen según qué cosas. A Mónica le gustan los vídeojuegos, pero ya le han aclarado algunos compañeros que los videojuegos, el fútbol, y ciertos colores, son de chicos. Claro, ella llega a casa, lo comento, y le decimos que una mierda para eso. Y no es culpa de sus compañeros. Los críos de 6 años no desarrollan estas ideas de la nada. Las adquieren de su contexto. Y el contexto cambia más despacio que las leyes.

De modo que sí, es bueno y necesario no ya celebrar, sino seguir reivindicando días como este. Porque se ha avanzado mucho, y es bueno mirar atrás y ser consciente de ello y de a quién debemos esos avances que hoy damos por sentado, y que se consiguieron con tanta lucha (porque eso se olvida también). Pero también hay que mirar a nuestro alrededor y ver lo que queda por hacer. Y aunque lo que queda por hacer pueda parecer mucho, mirar atrás debe darnos confianza y fuerza para seguir adelante. Siempre habrá gente que se oponga a este cambio, como a todos los cambios. Pero quiero pensar que mis hijas, cuando crezcan, no se enfrentarán a algunos de los obstáculos que su madre ha enfrentado. Seguramente les quedarán, pero intentaremos que sean menos.

Feliz Día de la Mujer.

Enlaces

  1. Del día de la mujer trabajadora.
  2. Terry Crews hablando de su experiencia como víctima de agresión sexual.

Del granjero que no saltaba a conclusiones.

Del granjero que no saltaba a conclusiones.

En toda la debacle esta de Cataluña, con la DUI que no es una DUI que se firmó ayer, y la República que sí pero no, y en Madrid el 155 se ejecuta pero a ver cómo y, en general, siendo todo lo que aquí se denomina can pixa, mi comentario más frecuente ante las predicciones de uno y otro signo es “Veremos.”

Hay quien se sorprende de que se pueda responder simplemente con eso, pero hay una razón, basada como no, en la filosofía estoica. Y es que los estoicos ya reconocían, y la psicología confirmó, que tenemos una excesiva fe en nuestra capacidad de predecir acontecimientos complejos, y eso se acentúa cuando hablan expertos (y las investigaciones de Phil Tetlock sobre el rendimiento de las predicciones de los “expertos” en economía y política ya demostraron que no hay razón para hacerles caso (1)).

Los estoicos, por ello, proponían tomar los acontecimientos como venían, sin asignar la etiqueta “bueno” o “malo” hasta entender completamente las implicaciones del hecho, y delimitando y ocupándose sólo de aquello que uno puede controlar. Esta idea se ilustra con esta fábula, que he visto también atribuida a otras culturas y épocas (por ejemplo, en otra versión el granjero es chino).

Hubo una vez un granjero cuyo caballo se escapó. Esa tarde sus vecinos fueron a su casa a compadecerse de él. Le decían “Sentimos tanto que tu caballo haya escapado. Es muy desafortunado.” El granjero contestaba: “Veremos.” Al día siguiente el caballo regresó trayendo consigo 7 caballos salvajes, y esa tarde todos volvieron a felicitarle: “Qué afortunado giro de los acontecimientos. ¡Ahora tienes 8 caballos!” El granjero de nuevo contestó: “Veremos.” Al día siguiente el hijo del granjero trató de domar uno de los caballos, y mientras lo montaba el caballo lo derribó y le partió una pierna. Los vecinos dijeron “Oh, cielos, qué mala fortuna.” El granjero contestó: “Veremos.” Al día siguiente los soldados de la polis vinieron y se llevaron a todos los jóvenes para alistarlos, pero rechazaron al hijo del granjero por tener la pierna rota. De nuevo los vecinos se reunieron a felicitar al granjero: “¿No es maravilloso?” De nuevo contestó: “Ya veremos.”

El granjero de la historia se niega reiteradamente a considerar los sucesos en términos de ganancia o pérdida, ventaja o desventaja, porque uno nunca sabe. De hecho nunca sabemos de verdad (salvo en los casos más extremos) si algo es una suerte o una desgracia, sólo podemos conocer y controlar nuestras siempre cambiantes reacciones a los siempre cambiantes sucesos.

Por eso, mientras los tertulianos gritan, hacen predicciones que no se cumplen, y anuncian a cada momento un apocalipsis distinto que no llega a suceder, lo único razonable es permanecer en calma y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Ocuparnos sólo de aquello que está en nuestra mano controlar, y esperar a ver qué sucede, aceptando los hechos como ocurren. Eso no impide que podamos y debamos hacer cuanto esté en nuestra mano por mejorar nuestra situación. Pero para evitar ansiedad y sufrimiento, es necesario recordar hasta dónde llega realmente nuestra capacidad de influencia. Las discusiones en Internet dan sensación de acción y de control, pero no suponen diferencia alguna. En todo este asunto, los únicos beneficiados son los medios de comunicación, que dependen de nuestra ansiedad permanente, y las plataformas como Facebook que ganan dinero a costa del trabajo gratuito que hacemos para ellos, participando en estériles discusiones donde nadie sabe nada.

Buenos amigos míos han manifestado preocupación y pesar por los acontecimientos. Una cosa quiero recordar a todos: Los políticos vendrán y se irán. Los países nacen y mueren. Los imperios que parecían eternos antaño, hoy sólo dejan ruinas o se han olvidado. No sabemos qué sucederá, probablemente ni los principales actores en esta situación lo sepan (es obvio que la improvisación y la incapacidad abundan). Aceptemos los hechos como son ahora, en este momento, y no nos preocupemos del desenlace, que acabará llegando igualmente. ¿O hemos olvidado ya el apocalipsis que iba a ser la gripe A (causó menos fallecimientos que la gripe normal?), el Ébola (tampoco), y tantas otras cosas?

ENLACES

  1. Phil Tetlock en Wikipedia.

Del adoctrinamiento político.

Del adoctrinamiento político.

ACLARACIÓN, SUPONGO QUE NECESARIA: Yo soy andaluz, habiendo vivido 26 años en Granada, 5 años en Madrid y los últimos 9 en Barcelona. Si bien considero que se debería llevar a cabo un referéndum con las garantías necesarias en Cataluña para dirimir qué demonios piensan realmente los catalanes al respecto, no considero que la independencia de Cataluña sea la mejor opción, prefiriendo una reforma del Estado Español hacia una configuración más federal. O sea, que soy pro-referéndum no independentista. Digo esto para que se entienda que no he pasado por la educación catalana que se supone adoctrina tanto (en este post revisaremos esa idea), no consumo prensa catalana o nacional ni sigo TV3 ni nada por el estilo, y no me gusta el fútbol ni soy del Barça.

En estos últimos meses, a raíz del proceso independentista emprendido por la Generalitat, uno de los argumentos que más he leído y escuchado en diferentes foros es que los catalanes que son independentistas, lo son porque están adoctrinados en las escuelas catalanas, y por los medios partidistas de comunicación, como TV3 y, supongo, el Club del Super 3, el Mic y otros programas infantiles que, sin duda, transmiten el odio a España y lo español.

logo-festa-3d
Enseñando a los niños a odiar a ESPAÑA en esos conciertos que hacen, hablando en raro.

La idea y el argumento me dan básicamente cáncer en el cerebro, y una vergüenza ajena que no se puede expresar en ningún idioma, salvo quizá en alemán. No sólo porque chocan con mi experiencia (que no deja de ser evidencia anecdótica), sino porque además se pega de bofetadas con la más elemental psicología social.

En corto: si en las escuelas catalanas se adoctrinara en el odio a España y el amor por una Cataluña independiente (cosa que dudo por mi experiencia de 9 años aquí, pero vale), ese adoctrinamiento habría sido un fracaso completo, ya que en 2006 no se alcanzaba el 15% de la población independentista (1)(2). Si la transferencia de competencias  en Educación es en el 92, y hasta el 2006 no hay cambios en la población independentista, y no se dispara hasta el 2011, entonces la teoría del adoctrinamiento es insostenible porque claramente no se ha logrado nada EN 25 AÑOS. La educación como medio de adoctrinamiento no ha conseguido nada, de acuerdo con esos datos.

Aparte de que, es de primero de psicología social, la transmisión de valores políticos se da con mucha más fuerza en la familia y los iguales que en la escuela, que es fácilmente ignorable (y las últimas investigaciones son aún más marcadas porque parecen sugerir que la inclinación política es genéticamente predispuesta y correlaciona con variables de personalidad y no con entorno). Esta es la razón por la que, por ejemplo, las escuelas religiosas fabrican tantos ateos, o las universidades más progresistas en EEUU están creando muchos conservadores acérrimos (3). Porque formamos nuestras opiniones en casa y con nuestros amigos, y no tanto por lo que diga un libro de texto. Si hay una escalada en independentismo desde 2006 además, la escuela no puede ser, porque se ha dado en menos de 10 años, tiempo insuficiente para que una promoción entera pase por el sistema educativo.

Esto coincide, y lo sabemos todos, con nuestra experiencia personal: muchos hemos pasado por colegios religiosos privados o concertados, donde el profesorado clara y abiertamente ha tratado de transmitirnos unas creencias y unos valores, y en general, las personas que salen de esos centros siendo religiosas, lo son porque en su familia y círculos cercanos son religiosos. El resto, somos ateos (un agnóstico es, conductualmente hablando, un ateo), la asistencia a misa está en niveles bajísimo y, en general, los esfuerzos de la iglesia en los colegios no dan fruto. Igualmente, Euskadi tiene unos niveles muy bajos de independentismo pese a que se suponía que en las ikastolas te lavaban el cerebro. Y los líderes del independentismo se formaron, en no pocos casos, en las escuelas del franquismo. Mi padre se educó en un internado de los salesianos en la España franquista de los años 50, y era comunista y ateo acérrimo. En fin, podemos estar así todo el día. La tesis de los colegios y la educación es insostenible.

Por otro lado, para hablar de adoctrinamiento en los medios (igual que en la educación) lo primero que tendríamos que tener es un aislamiento de la población de aquellos medios discrepantes. La Generalitat debería tener bajo su control todos los medios de comunicación. Pero en Cataluña los medios independentistas no son los únicos, y el ciudadano catalán está expuesto a los mismos medios que el resto de españoles. Por lo que es imposible que TV3 adoctrine, cuando ni siquiera los medios pro independencia son los que tienen mayores audiencias. Aquí se ve RTVE, A3, T5, Cuatro y todas las demás, ¡hasta Intereconomía y 13tv y lo que sea! En cuanto a prensa, el diario más vendido sigue siendo El País (4)(5)(6)(7). O sea, que mal van a adoctrinar los medios cuando los catalanes pueden elegir qué medios consumen, y la mayoría de medios disponibles en Cataluña no son pro independencia.

También en estos días me han comentado cosas como, por ejemplo, que si los medios no tienen esa capacidad de crear opinión, por qué los políticos subvencionan generosamente los de su cuerda y tratan de estrangular los contrarios. Y es una pregunta válida. Pero está respondida. Que los políticos se aferren a sus televisiones pesebreras demuestra que CREEN que funciona. Igual que los políticos creen que las encuestas y sondeos predicen lo que va a hacer la gente, y luego pasa lo que pasa. Y puede funcionar (en el sentido de que puedes dar información falsa) pero sólo si las controlas todas, o con la gente que de todos modos sólo ve tu TV. O sea: tus medios afines funcionan con los ya convencidos, o con la gente que no tiene acceso a otros medios. Stalin gastó millones de rublos en investigar la telepatía, y no por eso la telepatía existe. Y unos medios públicos y verdaderamente independientes (como la BBC) son precisamente necesarios porque los privados siempre van a ser poco fiables al estar a sueldo de una u otra empresa. Recordemos que RTVE tenía un prestigio de objetividad y rigor impecables hasta… anda, mira, hasta 2011. Qué cosas.

Por último, cuando uno mira las gráficas de opinión, uno puede ver claramente que los aumentos en el independentismo han empezado en 2006 (hasta entonces se mantenía por debajo del 15%, lo cual es marginal), y desde entonces cada pico coincide con una actuación del PP (en la oposición o el Gobierno), sin que, además, la crisis económica o los recortes de CDC tengan correlación estadística con nada.

grc3a1fico-12
Gráfica extraída de la página de análisis Debate21. Por cierto, leed las conclusiones del artículo.

En resumen: Las gráficas del CEO muestran una tendencia al alza en el independentismo constante desde 2006, con dos jorobas que coinciden no con el Estatut, sino con la oposición del PP al Estatut y la resolución del TC. No ha habido cambios en la educación que puedan usarse como explicación, ni en la programación de TV3, ni en los medios, ni nada de eso. El único factor que cambia es el Gobierno central, porque la tendencia se dispara de 2011 en adelante, con la entrada del PP en el poder. Y lo único que ha cambiado es el ocupante de la Moncloa. Si todas las variables salvo una son constantes, y hay un cambio en la situación, ese cambio se deberá probablemente a la variable que ha cambiado. Eso es de primero de diseño experimental.

Así que, desde mi punto de vista profesional, la tesis del adoctrinamiento no es más que un intento de resolver la disonancia cognitiva que muchos españoles sienten / sentimos cuando ven que un número creciente de catalanes consideran (acertadamente o no) que estarían mejor por su cuenta. Y como es muy difícil decirse uno mismo “igual están hartos de nosotros y los gobiernos que hemos votado” (porque 11 millones de votos al PP no salen de Cataluña, vamos a recordarlo), pues se busca una explicación más sencilla que nos exculpe (“los han adoctrinao los indepes malos”) y a volar. No se sostiene, no concuerda con la evolución del independentismo, y no se reúnen las condiciones necesarias para que pueda haber un adoctrinamiento eficaz. La comparación de la situación en Cataluña con otros países en regímenes dictatoriales es, sencillamente, sonrojante.

Me dan ganas de grabar en piedra las gráficas del CEO con el crecimiento del independentismo donde se ve EXQUISITAMENTE cómo la hipótesis del adoctrinamiento es un absurdo, atarlas con una copia del manual de Moya de Psicología Social I (450 páginas), y darles en la cabeza a los del adoctrinamiento a ver si absorben información por vía de traumatismo.

ENLACES

  1. Barómetro del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat.
  2. Análisis de La Vanguardia sobre la evolución del independentismo de 2005 a 2016.
  3. Cómo las universidades progresistas dan lugar a conservadores reaccionarios, del NY Times.
  4. Estadísticas de audiencias televisivas en Cataluña: los catalanes ven más TVE que TV3.
  5. Artículo sobre audiencia de TV3 en El País.
  6. Información sobre audiencias en medios de comunicación vía internet y móvil.
  7. Tirada de prensa escrita en Cataluña.
  8. Análisis sobre crecimiento del independentismo en Cataluña.