De Santandreu y sus chorradas.

Rafa Santandreu es un psicólogo que, con la excusa de la psicología cognitiva, a veces dice unas gilipolleces de un calibre tipo cañón de acorazado. Básicamente, presenta una versión de las ideas de Aaron Beck y Albert Ellis llevadas hasta el absurdo, y sazonadas con mierdecitas de autoayuda que ayudan a vender libros y salir en la TV.

Iba a escribir un artículo más largo sobre el tema, pero el compañero Carlos Sanz Andrea lo ha hecho con mucho detalle y mucha elocuencia, así que mejor leed su excelente artículo, al que poco se puede añadir.

 

Del por qué de la divulgación.

Del por qué de la divulgación.

Este hilo de Twitter que pongo al final (pinchar en la imagen para leerlo entero) resume muy bien el por qué de este blog, de las conferencias que doy donde no cobro, del esfuerzo por divulgar. Porque estoy harto de mamarrachos que se dicen psicólogos con su psicoanálisis, su gestalt, su PNL, sus constelaciones familiares de mierda, sus eneagramas por los que cobran un pastizal a RRHH, sus Myers-Briggs, sus coachings de desarrollo gromenauer, del neuromarketing, de las neuromierdas, de si el hemisferio derecho o el izquierdo, de los traumitas y las memorias reprimidas, y mil payasadas más, harto del tsunami de gilipolleces que nunca cesa, alentadas muchas veces por colegas desaprensivos y permitidas y auspiciadas por colegios profesionales que no hacen nada nunca, entre otras cosas porque muchas veces se lucran con toda la pseudociencia y toda la pantomima: sí, COPC, os miro a vosotros y a vuestra comisión de psicoanálisis, que se os tenía que caer la cara de vergüenza. Como si un Colegio de Farmacéuticos tuviera una comisión de homeopatía. Ah no, espera, que ellos tienen más verguenza que vosotros y la eliminan (1). Igual es que claro, la bioneuroemoción no la hacen psicólogos y eso sí indigna, pero la estafa de los descendientes de Freud ya tal.

Sobre todo, estoy hasta las narices de ver a gente dañada después de perder mucho tiempo y mucho dinero en las consultas de esta gente sin haber conseguido nada, o directamente humillados e insultados porque un supuesto profesional les ha provocado un ataque de ansiedad en la consulta, o se ha dedicado a cuestionar su orientación sexual o sus preferencias personales, o a diagnosticarles cosas que no tienen para tenerlos más tiempo en consulta en vez de acabar y ya (muchos pacientes flipan cuando descubren que la terapia cognitivo-conductual puede dar resultados en unas pocas sesiones), o les han vendido terapias de ángeles (esto me lo contó una amiga mía), o reiki, u homeopatía, o… Bueno, es que no acabo.

Así que nada, como bien dice el tuitero esto es, probablemente, una guerra perdida. Una guerra que, además, nos perjudica como psicólogos porque nos arrastra al descrédito, a que la gente lea o escuche una charla sobre psicología y te diga “yo pensaba que esto de la psicología era un cuento” porque no se han visto expuestos más que a mamarrachos. Pero da igual, la batalla la seguiremos librando, y seguiremos dando la turra, porque la psicología es una ciencia fantástica y asombrosa, y poco a poco el tiempo nos va dando la razón en todo ello. Y por eso es importante divulgar: porque nunca vamos a convencer al sectario que cree en tonterías, pero hay muchísima gente indecisa, o que no sabe, que puede ver que la psicología es una ciencia basada en la evidencia como cualquier otra, y los importantes avances que se están realizando. Las nuevas terapias de tercera generación, los avances en psicología social, la contribución a las neurociencias (a pesar de que estas tengan a veces sus propios problemas), el constante trabajo en la comprensión de la conducta y su modificación.

Así que aquí seguiremos, ganemos o no. La batalla es en sí algo digno, y esta guerra una que merece la pena luchar.

ENLACES

  1. El Colegio de Farmacéuticos de Madrid elimina su comisión de homeopatía.

De los lobos cuidando de las ovejas

De los lobos cuidando de las ovejas

Hay días que te dan la entrada hecha, como es el caso de hoy. Mi compadre Ángelo Fasce, que se dedica al duro campo de la filosofía de la ciencia, ha publicado este demoledor artículo (1) que explica el por qué la profesión de la psicología se encuentra en tan mala situación, a pesar de que vivimos una época en la que se realizan nuevos y muy interesantes descubrimientos. Porque una cosa es la investigación, donde se dan avances brillantes continuamente (o se redescubren avances antiguos que por diferentes razones han tenido menos crédito del debido, como ocurre con el análisis de conducta), y otra cosa es la selva de la práctica privada, o la enseñanza universitaria. Y por supuesto, la traca que son los colegios profesionales en este país, enésima muestra de lo que ocurre cuando algo público se privatiza.

La situación que describe Ángelo en el COPCV no es diferente de la que hay en el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña. Por ejemplo, yo me salí de una conferencia sobre depresión perinatal, debido a que las ponentes eran tres psiquiatras, de corte psicoanalítico (pseudociencia), que venían a promocionar su libro (OK), y que decían una barbaridad tras otra, llegando a ser la gota que colmó el vaso el momento en el que una de ellas afirmó que la hipermesis (el vómito excesivo durante el embarazo) indicaba que la embarazada rechazaba inconscientemente al feto. Esa barbaridad se dice en una conferencia auspiciada por el COPC, en las instalaciones del COPC, en clara violación del código deontológico del COP. Si vas a la biblioteca del Colegio Oficial de Psicólogos, uno alucina de la cantidad de bazofia pseudocientífica que se encuentra, y cada vez que el Infocop informa de las nuevas adquisiciones de la misma, no falta nunca el ratio 20/80 de ciencia / mierda.

Lo del PIR es, así mismo, rigurosamente cierto, y es grotesco. Es como si para pasar el MIR te preguntaran sobre los humores del cuerpo, o la cura con sanguijuelas, o las ideas de Galeno. Pero lo que Ángelo omite, y es más chanante aún, es que en la propia rotación del PIR hay un porcentaje no pequeño de conversión a la charlatanería, porque no hay control alguno sobre qué se enseña o qué tipo de terapias y prácticas se usan. En mi prácticum, mi tutor era un muchacho que se había formado como cognitivo – conductual en la universidad, y se había convertido al psicoanálisis en el PIR, dedicando su gabinete a la práctica psicoanálitica. Y supongo que ahí sigue.

Aunque los Colegios Oficiales pueden haber hecho cosas positivas por la profesión, que las han hecho, tienen que hacer una importantísima labor de limpieza interna, aunque sólo sea para cumplir con sus propios estatutos y códigos deontológicos. Que sí, que se denuncia a estafadores como Enric Corbera (2), pero no se hace nada con respecto al psicoanalista, al terapeuta gestalt, al de las constelaciones familiares, al de la EMDR (tengo ahora un paciente que se pegó 6 meses con un psicólogo moviéndole el dedo delante del ojo, y os imagináis el bien que le hizo), o directamente a la gente como los que, en mi barrio, te anuncian psicología de adultos, infantil, reiki, flores de bach, biodanza y terapia de pareja, ahí, todo mezclado, que se vea que somos gente seria.

Vergüenza nos tenía que dar de albergar a tanto payaso.

ENLACES

  1. Pseudopsicología oficial. Facultades, COP, PIR y otras desgracias
  2. Enric Corbera y el peligro de la bioneuroemoción.