Hay días que te dan la entrada hecha, como es el caso de hoy. Mi compadre Ángelo Fasce, que se dedica al duro campo de la filosofía de la ciencia, ha publicado este demoledor artículo (1) que explica el por qué la profesión de la psicología se encuentra en tan mala situación, a pesar de que vivimos una época en la que se realizan nuevos y muy interesantes descubrimientos. Porque una cosa es la investigación, donde se dan avances brillantes continuamente (o se redescubren avances antiguos que por diferentes razones han tenido menos crédito del debido, como ocurre con el análisis de conducta), y otra cosa es la selva de la práctica privada, o la enseñanza universitaria. Y por supuesto, la traca que son los colegios profesionales en este país, enésima muestra de lo que ocurre cuando algo público se privatiza.

La situación que describe Ángelo en el COPCV no es diferente de la que hay en el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña. Por ejemplo, yo me salí de una conferencia sobre depresión perinatal, debido a que las ponentes eran tres psiquiatras, de corte psicoanalítico (pseudociencia), que venían a promocionar su libro (OK), y que decían una barbaridad tras otra, llegando a ser la gota que colmó el vaso el momento en el que una de ellas afirmó que la hipermesis (el vómito excesivo durante el embarazo) indicaba que la embarazada rechazaba inconscientemente al feto. Esa barbaridad se dice en una conferencia auspiciada por el COPC, en las instalaciones del COPC, en clara violación del código deontológico del COP. Si vas a la biblioteca del Colegio Oficial de Psicólogos, uno alucina de la cantidad de bazofia pseudocientífica que se encuentra, y cada vez que el Infocop informa de las nuevas adquisiciones de la misma, no falta nunca el ratio 20/80 de ciencia / mierda.

Lo del PIR es, así mismo, rigurosamente cierto, y es grotesco. Es como si para pasar el MIR te preguntaran sobre los humores del cuerpo, o la cura con sanguijuelas, o las ideas de Galeno. Pero lo que Ángelo omite, y es más chanante aún, es que en la propia rotación del PIR hay un porcentaje no pequeño de conversión a la charlatanería, porque no hay control alguno sobre qué se enseña o qué tipo de terapias y prácticas se usan. En mi prácticum, mi tutor era un muchacho que se había formado como cognitivo – conductual en la universidad, y se había convertido al psicoanálisis en el PIR, dedicando su gabinete a la práctica psicoanálitica. Y supongo que ahí sigue.

Aunque los Colegios Oficiales pueden haber hecho cosas positivas por la profesión, que las han hecho, tienen que hacer una importantísima labor de limpieza interna, aunque sólo sea para cumplir con sus propios estatutos y códigos deontológicos. Que sí, que se denuncia a estafadores como Enric Corbera (2), pero no se hace nada con respecto al psicoanalista, al terapeuta gestalt, al de las constelaciones familiares, al de la EMDR (tengo ahora un paciente que se pegó 6 meses con un psicólogo moviéndole el dedo delante del ojo, y os imagináis el bien que le hizo), o directamente a la gente como los que, en mi barrio, te anuncian psicología de adultos, infantil, reiki, flores de bach, biodanza y terapia de pareja, ahí, todo mezclado, que se vea que somos gente seria.

Vergüenza nos tenía que dar de albergar a tanto payaso.

ENLACES

  1. Pseudopsicología oficial. Facultades, COP, PIR y otras desgracias
  2. Enric Corbera y el peligro de la bioneuroemoción.
Anuncios

Un comentario en “De los lobos cuidando de las ovejas

Di algo, anda, que no mola hablar solo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s