Tu propia narrativa (13): Esposas privadas de sexo


 

The Sex Starved Wife
El apellido de esta autora es salchicha. No me lo estoy inventando.

 

Por un lado, tienes artículos en The Economist que dicen que la gente pasa menos tiempo en el trabajo y más en casa. Por otro, Time escribe acerca de las esposas privadas de sexo. Si ambos cónyuges están más en casa y curran menos, ¿por qué no están desnudos?

La respuesta no es el porno.

El sexo es un buen representante de otras muchas cosas. El artículo de Time ofrece varias explicaciones de por qué un hombre puede tener menos líbido que su mujer, pero no la que creo correcta: narcisismo. En la mujer el narcisismo tiende a expresarse como más líbido, y en el hombre, como menos.

Puedes pensar que esto es el revés, pero no lo es. Culturalmente, las mujeres tienden a involucrarse más en cada parte de la relación – dinero, trabajo en casa, fuera de casa -, en su parte y en la de él, los problemas, todo. El hombre narcisista en esta relación no puede construir una identidad artificial que ella pueda creer. No puede pretender que es nada – elegante si no lo es, una fuerza a tener en cuenta en su trabajo, un inversor exitoso, lo que sea – porque ella conoce su realidad en tiempo real. Ella habla con su marido no una vez, sino 4-5 veces diarias. ¿Qué leva a contar él que ella no sepa ya? Para el narcisista incluso los éxitos legítimos quedan apagados, porque no son sorpresa para ella. Ellas nos tienen calados a la perfección desde el principio. Echad la culpa a su educación sexista, si queréis.

Este es el error: muchas mujeres dicen, “él me excita igualmente, no tiene que impresionarme, me tiene.” Y son sinceras… sobre sí mismas. Y mi nada científica encuesta de… las mujeres que conozco sugiere que en general, las mujeres son más abiertas y propensas a experimentar sexualmente que nunca (más en otro post). ¿Qué es lo que falla? La esposa piensa que no es lo bastante atractiva. Y ve cómo mira a las camareras, a otras mujeres, el porno en el ordenador.

Bien, el problema no es cómo de buena está ella. Él es un narcisista: el problema es que su líbido depende de cómo de bueno está él.

 

sex_starved_wife-2
Ah, los buenos tiempos.

 

Es lo que las mujeres solían pasar. Él se mira en el espejo, ve barriguilla – no se siente sexy, así que no puede imaginar que ella le encuentre sexy, con que la líbido se desploma. Hace años, en la época de los Don Draper en Mad Men (más en otro post) al menos podía sacar su confianza de que tenía un buen trabajo. Pero ahora no tiene un buen trabajo, probablemente tiene un trabajo en condiciones, que paga los gastos, pero no algo con lo que puedas construir la identidad que quieres. Y de todos modos, ella también tiene uno igual de bueno, ¿dónde está la gracia?

Las mujeres tienden, por el contrario, a llevar algo mejor el deterioro del cuerpo con la edad porque han conseguido obtener valía y autoestima de otras maneras; de modo que tienden a ver a su pareja con cariño, “envejecemos juntos.” Un narcisista no quiere oír eso, jamás. Él puede penetrarte si eres vieja, gorda o fea, pero no puede hacerlo si él es viejo, gordo o feo.

Es un hachazo doble, sentirse castrado cuando su estructura narcisista de personalidad le demanda que sea hipermasculino, el macho ideal. No puede conseguirlo, de modo que cree que tú le ves menos masculino. De modo que pierde el interés en ti.

De modo que la esposa pregunta, “¿es que él se imagina con otras mujeres cuando tiene sexo conmigo?” No, él imagina a su otro yo cuando te lo hace. Es masturbación. No es sexy si es su cuerpo fofo el que está debajo de su icono sexual de turno.

De esto va la reciente fascinación con las MILF (Mom I’d Like to Fuck, Mamás que me follaría, más o menos traducido). La fantasía no es que tu mujer está con otro tío; la fantasía es que tu mujer está tan buena que aunque esté madura otros hombres la desean. Pero esta fantasía no tiene que ver con lo buena que está de verdad tu mujer, sino con tu identidad: soy tan cojonudo que tengo esta esposa, soy tan cojonudo que la maciza esposa de otro me prefiere a mi.

Considera la portada del libro más arriba. Ella no está privada de sexo por ser fea. ¿Lo coges?

Así que huimos a las diversiones. Si estás casada y tu marido prefiere la consola a hacértelo, está perdido para ti. Juega a la consola (oal WoW, o ver la TV o lo que sea) porque le da el tipo de validación que algo como invertir en Bolsa le daría (y no le da). O el porno. O mirar a otras mujeres. No es (sólo) que las encuentre atractivas: su atractivo es que no le conocen, y con ellas él podría ser el hombre que cree que debería ser, porque ellas no sabrían que es una identidad inventada. Y que las mujeres puedan ser más y más jóvenes no es pedofilia. Simplemente tiende de modo inconsciente a aquellas que tienen menos experiencia y tienen más probabilidades de creer en su identidad.

Más interesante aún es que estos artículos sobre el declive de la líbido masculina están enmarcados en un entorno de tasas de divorcio a la baja, no al alza. Por muchas razones las parejas están más estrechamente unidas / atadas que antes – no os engañéis, la mayor parte de razones son probablemente económicas, como hipotecas a medias y los costes del divorcio. Dado que el divorcio queda para muchos fuera de sus opciones, el compromiso puede significar algo de nuevo. Los padres pasan más tiempo juntos y con sus hijos. Suena genial. Aún así: no hay desnudez, no hay sexo.

Siguen juntos, pero están menos conectados emocionalmente que nunca. Los narcisistas no pueden conectar. Y seamos claros: no uso narcisista como un término peyorativo, sino como una descripción de una estructura de personalidad y sus consecuencias.

Por cierto, no pienses que no puedes ser un narcisista sólo porque tienes 30 y follas todos los días; la retirada hacia el interior, la absorción en uno mismo y demás, van quedando desenmascaradas a medida que el envejecimiento te hace más lento.

Y así tenemos unos críos que son probablemente la generación más triste del último siglo. ¿Por qué? Porque aunque Papá y Mamá están por ahí más que nunca, están menos implicados emocionalmente.  Sí, pasan juntos 5 horas diarias, pero 3 de ellas están irritables, ausentes o gritándoles. Los niños no piensan “¿qué coño le pasa a papá? A ver si se toma algo y se le pasa.” Piensan “oh Dios, debo ser una mierda para que me grite así. Voy al bar (metafóricamente).” El consumo de alcohol no cesa de aumentar entre adolescentes porque el alcohol es la droga de los solitarios rodeados de gente. Lo leísteis aquí primero, recordad.

Oh, ¿también queréis una solución? Aquí la tenéis: follad. Incluso si no estáis del todo de humor. Puede parecer un consejo extraño – obligaros al sexo, programad citas para follar con vuestra pareja -, pero es el consejo correcto. El problema son las expectativas irreales sobre el sexo, la pareja, el matrimonio, etc. En vez de fantasear, pretender otra cosa, mandar SMS tontos que no van a nada, simplemente hazlo. Si no conseguís nada más – y eso es inimaginable – os sentiréis mejor por haberlo hecho, porque no hay nada malo en vuestra relación.

“Pero es que estoy cansado.” Mierda para eso. ¿Cómo de cansado tienes que estar para no poder esforzarte de 7 a 13 minutos, que es lo adecuado según el Journal of Sexual Medicine?

Por amor de Dios, ponte una copa y empieza con la penetración.

En nuestra próxima entrada, Time elige como persona del año  un hombre que no existe, y qué dice eso de nuestra cultura. Todos somos Don Draper (porque Maiko lo pidió). O quizá una recapitulación de lo narrado aquí. Ya veremos. Sigan con nosotros.

Anuncios

Di algo, anda, que no mola hablar solo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s