Tu propia narrativa (5): A mi lo que me pasa es que soy un enfermito


Hagamos memoria:

Tiger Woods y el bimbo de su mujer
Lamento profundamente haber degustado una cabalgata de vaginas de primera clase.

Hoy hablamos de cómo protegen los narcisista su identidad. Un ejemplo, Tiger Woods, inspirado por una tira de Penny Arcade.

Separemos la marca Tyger Woods™ del hombre Tiger Woods. Esta primera distinción es clave, y lo demás que explicaré se basa en ello. Son entidades diferentes, y por ello los escribo de modo distinto.

Primera pregunta que quiero que contestéis, antes de seguir leyendo: ¿por qué todas esas mujeres se acostaron con Tyger Woods™?

Respuesta probable:

Bueno, porque es Tyger Woods™. Quizá por ser famosas, o por el subidón de tirarse a un famoso. Quizá porque es el deportista mejor pagado del mundo y creen que pueden sacarle pasta. Quizá creen que podrían casarse con él y resolverse la vida.

¿No puede ser que se lo tiraran porque les gustaba como hombre, como persona? ¿Que si no supieran quién es como deportista, se habrían ido a la cama con él igualmente?

Claro que no. No ese tipo de chicas.

Ya veo. ¿Creéis que él no piensa eso también?

Segunda pregunta: imaginad a la clase de mujer que amaría a Tiger Woods “por sí mismo”. Esa mujer para la que la fama y el dinero no significan nada, que le amarían por humilde que fuera su trabajo. ¿En qué agencia de modelos trabaja esa mujer? Ok.

¿Se habría casado Elli Nordgren con Tyger Woods™ si sólo fuera Tiger Woods? ¿Qué creéis que piensa él?

¿Habrían tenido sexo con él si hubiera sido la mitad de rico? ¿Y un cuarto? ¿Dónde está la línea? ¿Creéis que él no se lo pregunta?

Puede que estas mujeres sean o no unas busconas que van por la pasta. Pero por otro lado es seguro asumir que han tenido sexo con hombres que no son famosos. ¿Por qué Tiger Woods tenía que ser Tyger Woods™ para poder tirárselas?

Porque Tyger Woods™ no sabe eso. Tyger™ no piensa que estas mujeres son seres humanos, tienen deseos y ansias, y que han tenido sexo con otras personas que no eran famosas, ni falta que hacía. Él piensa lo que muchos hombres han pensado: “esa sólo busca un tipo [adjetivo].” Piensa en ellas como clichés.

La conclusión inevitable es que Tyger™ cree que necesita un billón de dólares para pensar que esas mujeres le pueden desear. Para conseguir a esas mujeres tiene que ser Tyger™, no Tiger.

Por eso no importa con cuántas se acueste al margen de su mujer: nunca estará seguro, porque piensa que es falso. El quiere gustarles de verdad, pero piensa que sólo les interesa Tyger™. Esto estaría bien si él sólo quisiera rollos de una noche: pero él intenta tener (más o menos) relaciones con ellas basadas en que él pretende ser su marca porque es lo que cree que ellas quieren. Eso siempre falla. La cuestión no es cómo pudo engañar a su mujer 10 veces. Lo que me flipa es que fueran menos de 100.

Muchas mujeres (siempre son mujeres) se preguntan:

¿Cómo ha podido arruinar un matrimonio perfecto con una mujer preciosa, con la que tiene 2 niños? ¿Por qué arriesgarlo todo con camareras, por muy guapas que sean?

Ningún hombre se pregunta esto nunca. Y no es porque sepan la respuesta (no la saben). Es porque muchos creen que en su lugar, simplemente, harían lo mismo. Las mujeres (y algunos hombres) piensan que lo que Tyger™ quiere es algo. La realidad es que quiere ser visto como alguien. Una identidad.

§

Cuando en 1998 estalló el escándalo de Clinton con la becaria Lewinsky, lo primero que muchos pensamos fue: “¿Eres el presidente de EE.UU. y eso es lo mejor que puedes conseguir? Si yo fuera el presidente, me estaría zumbando a Cameron Díez.” Ahora lo veo de otro modo: Clinton tenía que llegar a Presidente para sentirse capaz de conseguir a la Lewinsky. Él necesitaba esa enorme diferencia de poder para estar seguro de que la deslumbraría, para poder sentirse relajado y confiado. Si hubiera intentado ir a por la Díez estaría pensando “Joder, esta mujer es capaz de darse cuenta de que soy un memo.”

En algún punto de la relación entre Tyger™ y Elli Nordgren él empezó a sentir que estaba empezando a convertirse, para ella, en Tiger Woods en vez de Tyger™. Da igual si esto era cierto para ella o no: lo importante es lo que él pensaba. ¿Por qué una modelo sueca de bikinis con un historial probable de tíos guapos y macizos con penes adecuados iba a ponerse caliente con él, un tío con barriguilla?

Recordemos, ¿qué iba a querer esta tía con él?

Ya oigo las objeciones.

¿Es que acaso él no la ama?

Claro que sí. Ella no le ama, no como antes. Ya no le desea como antes.

¿Cómo lo sabes?

No hace falta saberlo, Tyger™ lo piensa. Si todos pensamos que hizo falta un billón de pavos para que ella se fijara en él, ¿cuánto hace falta para mantenerla interesada? Tyger™ lo piensa, es imposible conseguirlo.

Eso es una locura. ¿Quién piensa así?

Tyger™. Y los demás. Ese es el problema de vivir en una era de narcisismo. Incluso si no lo eres, no puedes estar seguro de los demás.

§

La reacción del público es la esperable. “Lo que tendría que hacer es pedir perdón en TV, admitir sus errores, ir a terapia para averiguar por qué es infiel…” Una gigantesca chorrada, porque es una excusa para el narcisismo: la idea de base es que él no es así, de que lo importante es lo que dice que es, no lo que hace. Decir que es un adicto al sexo es como decir que sus acciones son independientes de él como persona, como si las cometiera otro. No hay responsabilidad para el narcisista: sólo preocupación por su imagen.

Tyger™ estuvo con varias mujeres durante su matrimonio, múltiples veces. Él no cometió un error, no se desvió un poco, eso es quien él es. Tú no tienes derecho a decir quién eres, tu conducta habla por ti. Intentar entender por qué él “cometió errores” o “se desvió” es mala fe. Esas conductas no son desviaciones de la norma, son su norma. No puedes aislar un montón de conductas y desligarlas de quién es.

“No soy mala persona, pero a veces engaño a mi pareja.” Sí, sí que lo eres. Tu conducta es cosa tuya, pero no eres quien para retorcer el lenguaje.

§

“¿Qué puede hacer él para dejar esa conducta?”

No puedes entender por qué haces algo para así dejar de hacerlo, tienes que dejar de hacerlo primero. No puedes alterar permanentemente una conducta sin cambiar quién eres.

Tras mucho examen de conciencia, he decidido abandonar por tiempo indefinido el golf profesional. Necesito enfocar mi atención en ser un mejor marido, padre, y persona.

– Tyger Woods™, echándole morro.

¿Qué bonito, verdad? Mierda pura. Y al mismo tiempo, verdad completa… casi. Esta es la defensa de un narcisista. Por cierto, Tyger™ se está divorciando estos días (pagando 750 millones de dólares) y ha vuelto al circuito profesional (aunque dicen que jugando muy mal). Su resolución y examen de conciencia ha durado menos de 6 meses. ¿Por qué? Porque al final no importa quién dices que eres, sino lo que haces.

Fijaros, por otro lado, que lo que dice es casi verdad. Él no dice en ninguna parte “Voy a dejar de engañar a mi mujer,” porque si simplemente lo intentara estaría luchado para siempre contra sí mismo. Para ello, necesitaría cambiar su identidad real y convertirse en alguien que no engaña a su mujer. No hay vuelta atrás, hay medias tintas. Una vez que paras eres una persona diferente: eso es anatema para el narcisista, fijado en su identidad, y emperrado en defenderla a toda costa y pese a quien pese. Muchos de tus intereses cambiarán, algunos de tus amigos cambiarán, y pensarás de otra manera.

Si esto es demasiado difícil, prueba otra cosa. En vez de ser el tipo de persona que no hace algo, trata de convertirte en el tipo de persona que hace algo incompatible con la conducta que quieres abandonar (como cuando daba una forma fácil de perder peso). Conviértete en el tipo de persona que se enorgullece de su fidelidad. O al menos, como poco, en el tipo de hombre que entiende que no necesita ser Tyger™ para conseguir una chica, y que si lo necesita, es que no quiere a esa chica. Ni ella a él, tampoco.

Próxima entrada en la serie (y van…): Por qué los hombres narcisistas tienen menos deseo que las mujeres, y la culpa no es del porno sino de las pelis de acción. Sobre todo de Matrix.

Anuncios

Di algo, anda, que no mola hablar solo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s